Bioma

Piélago

524 especie

El piélago es la parte de abajo del agua perteneciente a la columna de agua del océano abierto, es decir, aquellas zonas que no se hallen sobre una plataforma continental. En oceanografía, las zonas que comprenden el piélago son denominadas zonas pelágicas. Los organismos que la habitan son asimismo pelágicos. Puede dividirse a su vez en regiones según la profundidad (como se ilustra en la imagen a la derecha). La zona pelágica puede considerarse como un cilindro o columna de agua imaginaria entre la superficie del mar y el fondo. Las condiciones de la columna de agua cambian con la profundidad: la presión aumenta, la temperatura y la luz disminuyen, y la salinidad, el oxígeno y los micronutrientes (como el hierro, el magnesio o el calcio) cambian.

En contraste, la zona litoral (o intermareal) y la zona nerítica comprenden las aguas sobre plataformas continentales, abarcando por tanto las columnas de agua sobre el litoral y sublitoral.

La vida marina se ve afectada por la batimetría (topografía submarina), incluyendo entre otros el lecho marino, líneas de costa o montes submarinos, así como por la proximidad al borde entre el océano y la atmósfera en la superficie del océano, que aporta luz para la fotosíntesis, depredación desde arriba y vientos que agitan las olas y ponen en movimiento las corrientes. La zona pelágica se refiere a las aguas abiertas y libres alejadas de la costa, donde la vida marina puede nadar libremente en cualquier dirección, sin obstáculos topográficos.

La zona oceánica es el océano abierto y profundo más allá de la plataforma continental, en contraste con las aguas costeras cerca de la costa, como en los estuarios o en la plataforma continental. Las aguas de la zona oceánica se sumergen hasta las profundidades del abisopelágico (o zona abisal) y más allá hasta el hadopelágico (o zona hadal). Las aguas costeras suelen ser las relativamente poco profundas epipelágicas. En total, la zona pelágica ocupa 1.330 millones de km3 con una profundidad media de 3.68 km y una profundidad máxima de 11 km. La vida pelágica disminuye a medida que aumenta la profundidad.

La zona pelágica contrasta con las zonas béntica y demersal del fondo del mar. La zona béntica es la región ecológica en el fondo mismo, que incluye la superficie del sedimento y algunas capas subsuperficiales. Organismos marinos como las almejas y los cangrejos que viven en esta zona se denominan bentos. Justo por encima de la zona béntica se encuentra la zona demersal. Los peces demersales pueden dividirse en peces bentónicos, que son más densos que el agua y descansan en el fondo, y peces bentopelágicos, que nadan justo por encima del fondo. Los peces demersales también se conocen como peces de fondo.

mostrar menos

El piélago es la parte de abajo del agua perteneciente a la columna de agua del océano abierto, es decir, aquellas zonas que no se hallen sobre una plataforma continental. En oceanografía, las zonas que comprenden el piélago son denominadas zonas pelágicas. Los organismos que la habitan son asimismo pelágicos. Puede dividirse a su vez en regiones según la profundidad (como se ilustra en la imagen a la derecha). La zona pelágica puede considerarse como un cilindro o columna de agua imaginaria entre la superficie del mar y el fondo. Las condiciones de la columna de agua cambian con la profundidad: la presión aumenta, la temperatura y la luz disminuyen, y la salinidad, el oxígeno y los micronutrientes (como el hierro, el magnesio o el calcio) cambian.

En contraste, la zona litoral (o intermareal) y la zona nerítica comprenden las aguas sobre plataformas continentales, abarcando por tanto las columnas de agua sobre el litoral y sublitoral.

La vida marina se ve afectada por la batimetría (topografía submarina), incluyendo entre otros el lecho marino, líneas de costa o montes submarinos, así como por la proximidad al borde entre el océano y la atmósfera en la superficie del océano, que aporta luz para la fotosíntesis, depredación desde arriba y vientos que agitan las olas y ponen en movimiento las corrientes. La zona pelágica se refiere a las aguas abiertas y libres alejadas de la costa, donde la vida marina puede nadar libremente en cualquier dirección, sin obstáculos topográficos.

La zona oceánica es el océano abierto y profundo más allá de la plataforma continental, en contraste con las aguas costeras cerca de la costa, como en los estuarios o en la plataforma continental. Las aguas de la zona oceánica se sumergen hasta las profundidades del abisopelágico (o zona abisal) y más allá hasta el hadopelágico (o zona hadal). Las aguas costeras suelen ser las relativamente poco profundas epipelágicas. En total, la zona pelágica ocupa 1.330 millones de km3 con una profundidad media de 3.68 km y una profundidad máxima de 11 km. La vida pelágica disminuye a medida que aumenta la profundidad.

La zona pelágica contrasta con las zonas béntica y demersal del fondo del mar. La zona béntica es la región ecológica en el fondo mismo, que incluye la superficie del sedimento y algunas capas subsuperficiales. Organismos marinos como las almejas y los cangrejos que viven en esta zona se denominan bentos. Justo por encima de la zona béntica se encuentra la zona demersal. Los peces demersales pueden dividirse en peces bentónicos, que son más densos que el agua y descansan en el fondo, y peces bentopelágicos, que nadan justo por encima del fondo. Los peces demersales también se conocen como peces de fondo.

mostrar menos