País

Bielorrusia

382 especie

Bielorrusia , oficialmente conocida como República de Bielorrusia o República de Belarús ; , es un país soberano sin litoral situado en la Europa Oriental, y que formó parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas hasta 1991.

Geografía

Bielorrusia es un estado sin litoral, relativamente plano, y contiene grandes extensiones de tierras pantanosas. Según una estimación de 2005, hecha por las Naciones Unidas, el 40 % del territorio bielorruso está cubierto por bosques. Una gran cantidad de arroyos y 11 000 lagos se encuentran en Bielorrusia. Tres grandes ríos atraviesan el país: el río Niemen, el río Prípiat, y el río Dniéper. El Nieman fluye hacia el oeste hacia el mar Báltico y el Prípiat hacia el este hasta el Dniéper, el Dniéper fluye hacia el sur hacia el mar Negro. El punto más alto de Bielorrusia es el pico Dzyarzhynskaya Hara de 345 m sobre el nivel del mar y su punto más bajo está en el río Neman a 90 m. La elevación promedio de Bielorrusia es 160 m sobre el nivel del mar.

Los recursos naturales de Bielorrusia incluyen depósitos de turba, pequeñas cantidades de petróleo y gas natural, granito, dolomita (piedra caliza), marga, yeso, arena, grava y arcilla. Alrededor del 70 % de la radiación del desastre de Chernóbil en 1986, ocurrido en la vecina Ucrania ingresó en el territorio bielorruso, y en 2005 alrededor de un quinto de las tierras bielorrusas (principalmente tierras agrícolas y bosques en las provincias del sureste), continuaban siendo afectadas por la precipitación radiactiva. Las Naciones Unidas y otros organismos se han dirigido a reducir el nivel de radiación en las áreas más afectadas, especialmente a través de la utilización de ligantes de cesio y el cultivo de colza, que están destinadas a disminuir los niveles de suelo a cesio-137.

Bielorrusia limita con Letonia en el norte, hacia el noroeste con Lituania, Polonia al oeste, con la Federación de Rusia al norte y al este y con Ucrania, hacia el sur. Tratados firmados en 1995 y en 1996 han demarcado las fronteras con Letonia y Lituania, pero Bielorrusia nunca ratificó un Tratado constitutivo en 1997 referente a la frontera con Ucrania. Bielorrusia y Lituania ratificaron los documentos de la demarcación fronteriza definitiva en febrero de 2007.

Clima

Debido a la proximidad del mar Báltico (257 kilómetros en el punto más cercano), el país tiene un clima continental moderado, con inviernos fríos y veranos frescos y húmedos, en transición a un clima marítimo. El invierno dura entre 105 y 145 días, mientras que el verano puede llegar hasta los 150 días. La temperatura media en enero es de unos –6 °C, mientras que en julio es de unos 18 °C, con alta humedad. La media anual de precipitaciones oscila entre 550 y 700 mm, dependiendo de la zona, con cantidades a veces excesivas.

Clima en Minsk

Clima en Gómel

Ecología

La gran parte de las ciudades bielorrusas presentan unas tasas de contaminación elevadas, que se acentúan todavía más en los centros industriales como son Saligorsk o Navapólatsk. El origen de esta fuerte polución se encuentra en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, pues es en esta época cuando comenzaron a desenvolver su actividad diversas industrias pesadas en el país.

No obstante, el problema medioambiental más serio al que se enfrenta el país lo representa la contaminación derivada de la explosión, en abril de 1986, de la Central Nuclear de Chernóbil (norte de Ucrania), al encontrarse ésta localizada a 16 km al sur de la frontera de Bielorrusia. Consecuentemente, un porcentaje superior al 60 % de la precipitación altamente radiactiva de cesio, estroncio y plutonio emitida a la atmósfera acabó en territorio bielorruso, afectando a una quinta parte del mismo y a más de dos millones de sus habitantes. En los días que siguieron al accidente, el mayor peligro se encontraba en el aire, pues los vientos hicieron que la nube radiactiva pasase de forma inmediata al espacio de Bielorrusia. Sin embargo, con el paso del tiempo los radioisótopos de larga duración pasaron del medio aéreo al suelo, representando un peligro permanente para el agua subterránea, el ganado y la producción agrícola. A causa del desastre, más de 160 000 bielorrusos se vieron forzados a abandonar sus hogares situados en las regiones más afectadas por la contaminación de Gómel, Maguilov y Brest. En la actualidad, las aldeas de las zonas más afectadas por la contaminación sufren escasez de alimentos, entre otros bienes, al mismo tiempo que las enfermedades producidas por las radiaciones se multiplican con el devenir del tiempo.

Los bosques de Bielorrusia ocupan el 40 % de la superficie del país. Están limpios, bien administrados y altamente protegidos. La Constitución estipula que los bosques pertenecen al Estado; por lo tanto, no hay bosques privados en Bielorrusia. Sin embargo, algunas zonas forestales se alquilan a empresas internacionales. La tala está muy regulada para mantener una cubierta forestal estable y muchas zonas están protegidas. El elevado número de guardas forestales y un nivel relativamente bajo de corrupción permite al país aplicar sus leyes mejor que muchos de sus vecinos, como Rusia, Ucrania o Polonia.

La política de protección de los bosques es de larga data. La tala masiva había comenzado a erosionar seriamente los bosques del país a principios del siglo XX. En 1945, ocuparon solo el 25% del territorio de Bielorrusia. Sin embargo, a partir del decenio de 1950, la política ambiental del régimen soviético hizo hincapié en el equilibrio entre la explotación y la protección de los recursos naturales, de modo que a principios del decenio de 1990 el país había vuelto a la zona forestal de principios de siglo.

El bosque de Białowieża ha sido Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1992. Considerado como "el último bosque primario de Europa", fue utilizado como coto de caza por la aristocracia rusa ya en el siglo XV. Durante el período soviético, después de la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en una zona protegida, un escaparate de la política ecológica del régimen comunista. Refugio de muchos mamíferos (en particular el bisonte europeo), concentra por sí solo el 70 % de la flora de Bielorrusia.

mostrar menos

Bielorrusia , oficialmente conocida como República de Bielorrusia o República de Belarús ; , es un país soberano sin litoral situado en la Europa Oriental, y que formó parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas hasta 1991.

Geografía

Bielorrusia es un estado sin litoral, relativamente plano, y contiene grandes extensiones de tierras pantanosas. Según una estimación de 2005, hecha por las Naciones Unidas, el 40 % del territorio bielorruso está cubierto por bosques. Una gran cantidad de arroyos y 11 000 lagos se encuentran en Bielorrusia. Tres grandes ríos atraviesan el país: el río Niemen, el río Prípiat, y el río Dniéper. El Nieman fluye hacia el oeste hacia el mar Báltico y el Prípiat hacia el este hasta el Dniéper, el Dniéper fluye hacia el sur hacia el mar Negro. El punto más alto de Bielorrusia es el pico Dzyarzhynskaya Hara de 345 m sobre el nivel del mar y su punto más bajo está en el río Neman a 90 m. La elevación promedio de Bielorrusia es 160 m sobre el nivel del mar.

Los recursos naturales de Bielorrusia incluyen depósitos de turba, pequeñas cantidades de petróleo y gas natural, granito, dolomita (piedra caliza), marga, yeso, arena, grava y arcilla. Alrededor del 70 % de la radiación del desastre de Chernóbil en 1986, ocurrido en la vecina Ucrania ingresó en el territorio bielorruso, y en 2005 alrededor de un quinto de las tierras bielorrusas (principalmente tierras agrícolas y bosques en las provincias del sureste), continuaban siendo afectadas por la precipitación radiactiva. Las Naciones Unidas y otros organismos se han dirigido a reducir el nivel de radiación en las áreas más afectadas, especialmente a través de la utilización de ligantes de cesio y el cultivo de colza, que están destinadas a disminuir los niveles de suelo a cesio-137.

Bielorrusia limita con Letonia en el norte, hacia el noroeste con Lituania, Polonia al oeste, con la Federación de Rusia al norte y al este y con Ucrania, hacia el sur. Tratados firmados en 1995 y en 1996 han demarcado las fronteras con Letonia y Lituania, pero Bielorrusia nunca ratificó un Tratado constitutivo en 1997 referente a la frontera con Ucrania. Bielorrusia y Lituania ratificaron los documentos de la demarcación fronteriza definitiva en febrero de 2007.

Clima

Debido a la proximidad del mar Báltico (257 kilómetros en el punto más cercano), el país tiene un clima continental moderado, con inviernos fríos y veranos frescos y húmedos, en transición a un clima marítimo. El invierno dura entre 105 y 145 días, mientras que el verano puede llegar hasta los 150 días. La temperatura media en enero es de unos –6 °C, mientras que en julio es de unos 18 °C, con alta humedad. La media anual de precipitaciones oscila entre 550 y 700 mm, dependiendo de la zona, con cantidades a veces excesivas.

Clima en Minsk

Clima en Gómel

Ecología

La gran parte de las ciudades bielorrusas presentan unas tasas de contaminación elevadas, que se acentúan todavía más en los centros industriales como son Saligorsk o Navapólatsk. El origen de esta fuerte polución se encuentra en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, pues es en esta época cuando comenzaron a desenvolver su actividad diversas industrias pesadas en el país.

No obstante, el problema medioambiental más serio al que se enfrenta el país lo representa la contaminación derivada de la explosión, en abril de 1986, de la Central Nuclear de Chernóbil (norte de Ucrania), al encontrarse ésta localizada a 16 km al sur de la frontera de Bielorrusia. Consecuentemente, un porcentaje superior al 60 % de la precipitación altamente radiactiva de cesio, estroncio y plutonio emitida a la atmósfera acabó en territorio bielorruso, afectando a una quinta parte del mismo y a más de dos millones de sus habitantes. En los días que siguieron al accidente, el mayor peligro se encontraba en el aire, pues los vientos hicieron que la nube radiactiva pasase de forma inmediata al espacio de Bielorrusia. Sin embargo, con el paso del tiempo los radioisótopos de larga duración pasaron del medio aéreo al suelo, representando un peligro permanente para el agua subterránea, el ganado y la producción agrícola. A causa del desastre, más de 160 000 bielorrusos se vieron forzados a abandonar sus hogares situados en las regiones más afectadas por la contaminación de Gómel, Maguilov y Brest. En la actualidad, las aldeas de las zonas más afectadas por la contaminación sufren escasez de alimentos, entre otros bienes, al mismo tiempo que las enfermedades producidas por las radiaciones se multiplican con el devenir del tiempo.

Los bosques de Bielorrusia ocupan el 40 % de la superficie del país. Están limpios, bien administrados y altamente protegidos. La Constitución estipula que los bosques pertenecen al Estado; por lo tanto, no hay bosques privados en Bielorrusia. Sin embargo, algunas zonas forestales se alquilan a empresas internacionales. La tala está muy regulada para mantener una cubierta forestal estable y muchas zonas están protegidas. El elevado número de guardas forestales y un nivel relativamente bajo de corrupción permite al país aplicar sus leyes mejor que muchos de sus vecinos, como Rusia, Ucrania o Polonia.

La política de protección de los bosques es de larga data. La tala masiva había comenzado a erosionar seriamente los bosques del país a principios del siglo XX. En 1945, ocuparon solo el 25% del territorio de Bielorrusia. Sin embargo, a partir del decenio de 1950, la política ambiental del régimen soviético hizo hincapié en el equilibrio entre la explotación y la protección de los recursos naturales, de modo que a principios del decenio de 1990 el país había vuelto a la zona forestal de principios de siglo.

El bosque de Białowieża ha sido Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1992. Considerado como "el último bosque primario de Europa", fue utilizado como coto de caza por la aristocracia rusa ya en el siglo XV. Durante el período soviético, después de la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en una zona protegida, un escaparate de la política ecológica del régimen comunista. Refugio de muchos mamíferos (en particular el bisonte europeo), concentra por sí solo el 70 % de la flora de Bielorrusia.

mostrar menos